miércoles, 7 de septiembre de 2016

Mala Noche



Cuando la noche se convierte en el pretexto perfecto 
para embriagar el alma y sacarla en perdones, 
en lamentos, en recuerdos y promesas de todo tipo.

La noche escucha y acompaña el desvelo. 
-Es suficiente-, dice ella. 
Pues se ha cansado, por hoy, de ser la excusa del valiente. 
El escape y la osadía de quien de día, se vuelve nada.

De viaje

Hay un placer indescriptible al recibir la confirmación de un vuelo, a cualquier parte del globo.

No sé si es la llamada a la aventura, el conocer un lugar nuevo, la emoción de no saber qué parte de ti va a cambiar, qué vas a dejar allá y qué vas a traer contigo. 


Es padrísimo contar los días, es increíble encontrar en tu correo el itinerario, y temer olvidar algo, revisar mil veces la hora para no equivocarte, poner diez alarmas y aún así temer que ninguna de ellas suene. 

Hacer la maleta, ordenada o desordenada pero muy tuya. 

Revisar información del destino, clima, hacer listas y revisar reviews de lugares que debes visitar.. Y olvidarlo todo y simplemente dejarte llevar.